La defensa de Milagro Sala y el fiscal pidieron revocarle una condena y la querella solicitó una pena más dura

La defensa de Milagro Sala y el fiscal Javier De Luca pidieron el sobreseimiento de la dirigente social en la causa por un escrache de 2009, mientras que la querella que representa al gobernador jujeño Gerardo Morales solicitó una pena más dura y de cumplimiento afectivo.

En la "audiencia de informes" que realizado la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, fiscalía, querella y defensa expusieron sus posiciones sobre la condena a tres años de prisión en suspenso que el Tribunal Oral Federal 1 (TOF1) de Jujuy impuso a Sala a fines de 2016, como instigadora del escrache con huevos de 2009 contra el entonces senador nacional y ahora gobernador Morales, entre otras personas.

Ante los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Juan Carlos Germigniani, el fiscal De Luca fundamentó su dictamen del 28 de abril último, en el que sostuvo que debían revocarse las condenas impuestas por esos hechos a Sala, líder de la Tupac Amaru y otros dos militantes sociales, Graciela López y Ramón Salvatierra.

El fiscal ante la Casación solicitó además que se declare nula la acusación de la querella que representa a Morales y anticipó en aquel dictamen que denunciaría por falso testimonio a dos testigos claves de la acusación contra Sala, entre ellos René Arellano.

La abogada Elizabeth Gómez Alcorta, defensora de Milagro Sala, también pidió que se revoque la condena contra su representada y dijo que, ausente en los hechos de 2009, la líder de la Tupac Amaru fue condenada como instigadora sobre la base del testimonio de Arellano y su esposa Cristina Chauque, a los que atribuyó mentiras y contradicciones en sus declaraciones testimoniales.

La letrada consideró en consecuencia demostrada la arbitrariedad de la sentencia del Tribunal Oral Federal de Jujuy y sostuvo que el poder político de esa provincia "necesita una condena para Milagro, y esta es la primera”.

En tanto, la querella pidió que se revoque la absolución de Sala en cuanto al delito de amenazas y que que se la condene a una pena de prisión mayor, de cumplimiento efectivo.

En contraste, para el fiscal De Luca la querella que representa a Morales no puede acusar por los daños derivados del escrache de 2009 ya que la única acción en su perjuicio que denunció, las amenazas, ya prescribió.

La jefa de la Tupac Amaru está detenida desde enero de 2016, primero por imputaciones penales a raíz de un acampe de protesta y, luego, por la prisión preventiva dictada en el marco de una de las causas que tramitan en su contra por los supuestos delitos de fraude, extorsión y asociación ilícita, entre otros.
Compartir en Google Plus

Periodista: Rodrigo Saavedra

Trabajamos por una sociedad mas informada y comunicada con un profundo compromiso con la realidad informativa de la provincia de Jujuy, el país y el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario