Desesperado, perseguido y sin dinero: así fueron las últimas horas de "La Tota" Santillán antes de su detención


La Tota Santillán pasó también por la pista del Bailando. Fue en el año 2008

"Están por lograr que me pegue un tiro". Esas palabras le repetía Daniel La Tota Santillán (49) a su círculo íntimo en las últimas semanas.

El abogado del conductor, Roberto Casorla, los últimos días del artista fueron "un calvario" porque estaba a punto de ser desalojado del departamento del barrio de Villa Crespo en el que vivía. De hecho el propio Santillán subió videos a las redes sociales en los que narraba su desesperante situación, ya que le llegaron a cortar la luz y el gas.

A ese lugar tuvo que irse a vivir La Tota tras su escandaloso divorcio de Sol Fiasche, la madre de sus hijas más pequeñas, Camila y Mía, quien dejó al artista porque se enamoró de su empleada doméstica. Según el letrado, como no se vendió todavía una importante propiedad que la ex pareja compartía, el ex suegro de Santillán, el abogado Jorge Fiasche, le ofreció un modesto departamento para que se mudara temporalmente.

Los problemas comenzaron cuando estalló el escándalo de la detención de Jorge Castillo, el titular del predio La Salada, y La Tota afirmó públicamente en una entrevista radial que su ex suegro tenía vínculos con el empresario acusado de asociación ilícita.

Lejos quedaron las épocas en las que el referente de la movida tropical alegraba al público en la pista de ShowMatch, se lucía en escenarios de todo el país o acompañaba a su entrañable amigo El Potro Rodrigo Bueno. Según el abogado de Santillán, la turbulenta actualidad del conductor se explica tras once meses de lucha por ver a sus hijas. Y tras semanas de ser amenazado por el círculo de su ex suegro, siempre de acuerdo a Casorla.

"A las nenas las vio por última vez el viernes pasado porque estaba en pleno proceso de revinculación. Ahora le están haciendo una guerra y vive un calvario. Ya le habían inventado denuncias. Este brote psicótico es resultado de todo esto", aseguró Casorla, que habló con su defendido por última vez el viernes cerca de las 2 de la mañana. "Lo que está viviendo ahora, de alguna manera, tenía un final anunciado", concluyó.

Quien vio por última vez a Santillán horas antes del episodio del que fue protagonista ayer es el mediático ex juez Julio Cruciani. El ex magistrado conoce al conductor desde que era niño porque su familia poseía un casco de estancia lindero con el lote en el que los padres de Santillán construyeron una modesta casa, en la localidad de Rafael Castillo.

"Pongo las manos en el fuego por él, que hoy por hoy no es poca cosa" ,contó el ex magistrado y agregó que La Tota "es una muy buena persona, fuera de lo común, alguien que nunca negó su origen humilde".

Según reveló, cerca de las 7 de la mañana del viernes Santillán lo llamó por teléfono sollozando y un rato después se acercó en taxi hasta su domicilio, en el barrio porteño de Recoleta.

"Yo lo recibo y lo noto muy preocupado. Al principio pensé que estaba exagerando. Me decía que no tenía dónde vivir, me pedía un lugar, yo no podía creer porque sé que es alguien que trabaja bien. Incluso llegué a darle mil pesos y ahora me arrepiento porque podría haberle dado más", contó Cruciani, que luego de conversar con el conductor y de contenerlo durante toda la mañana, lo invitó a almorzar al bar La Rambla, en la esquina de Ayacucho y Posadas, cerca de las 15.

Cruciani relató que al llegar pidieron unos sándwiches. Al rato Santillán dijo que iba al baño y el magistrado se quedó en la mesa leyendo un diario. Al cabo de unos minutos, descubrió que el referente de la movida tropical había desaparecido. Desesperado, intentó llamarlo a su celular pero fue en vano. Por la noche el ex juez, ya en su casa, vio por televisión lo que había ocurrido.

Horas después, fue hasta la comisaría de Munro, donde Santillán permanecía detenido y presentó una manifestación espontánea por escrito. "Ahí me di cuenta de lo que había pasado. Se trató de un cuadro psicótico producto de la situación que estaba atravesando y por suerte el fiscal tomó la sana determinación de no dejarlo en un calabozo", aseguró Cruciani.

Otro de los que se acercó a la comisaría de madrugada fue el actor y productor Ernesto Torry Palenzuela, íntimo amigo del conductor, quien aseguró que La Tota ya se encuentra contenido por los hijos mayores, Daniela y Leandro, y por sus hermanos Daniela y Roberto, que se acercaron hasta el centro de salud donde permanece internado hasta su traslado definitivo a una institución para pacientes con problemas neuropsiquiátricos.

El actor descartó que Santillán tuviera últimamente problemas de adicciones o de dinero y dijo que su única adicción "es la comida".

En la comisaría, Torry vio a su amigo "perdido y muy afectado". Resaltó que el fiscal a cargo de la causa, Martín Gómez, decidió de inmediato que le dieran atención psiquiátrica como medida de seguridad porque, por su condición psicológica, Santillán "es peligroso para sí mismo y para terceros".

En abril de este año Santillán se incorporó al reality Cuestión de peso. Antes estuvo al frente de un programa en Radio Rivadavia en el que, entre otras cosas, tuvo un fuerte cruce con Fernando de la Rúa cuando le preguntó al ex presidente si se puso a pensar en los muertos que dejó su mandato cuando se escapó en un helicóptero el 20 de diciembre de 2001.

Durante la última temporada de verano, La Tota estuvo en Mar del Plata al frente de la obra Revistota, y debió ser internado durante unas horas por una descompensación.

Alegre, extrovertido y de origen humilde, con 14 años el conductor se fue de la casa de sus padres y se dedicó a la venta ambulante. Hacia fines de los años 80 ingresó al mundo del espectáculo como productor, hasta que conoció el ambiente de la música tropical y se convirtió en una suerte de referente por conducir durante años ciclos televisivos dedicados a ese rubro musical.

Uno de los golpes más duros para Santillán fue la muerte en un accidente de tránsito de Rodrigo Bueno, a quien, según dice, todavía extraña. "No solo lo extraño, lo necesito. Fue un gran amigo, un gran consejero", aseguró en una de las últimas entrevistas que dio.


Fuente: http://www.infobae.com/teleshow/infoshow/2017/07/08/desesperado-perseguido-y-sin-dinero-asi-fueron-las-ultimas-horas-de-la-tota-santillan-antes-de-su-detencion/
Compartir en Google Plus

Periodista: Noticias Huellas de Jujuy

Trabajamos por una sociedad mas informada y comunicada con un profundo compromiso con la realidad informativa de la provincia de Jujuy, el país y el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario