Más misiles y una alerta de EEUU agravan la crisis en la península coreana

Estados Unidos anunció que ignoraba que Norcorea tuviera en su poder el tipo de cohete intercontinental que el gobierno de Pyongpyang lanzó el lunes, un alerta que se sumó a una prueba de misiles de "precisión" conjunta entre Washington y Seúl, lo que elevó aún más la tensión en la zona y profundizó la crisis regional.


La escalada se trasladó hoy al Consejo de Seguridad a pedido de Washington, donde las principales potencias mundiales volvieron a discutir cómo responder al nuevo desafío de Corea del Norte, que pese a las repetidas sanciones y prohibiciones del principal órgano de la ONU se muestra determinada a seguir desarrollando y probando su programa militar nuclear y los misiles que necesita para utilizarlo en un ataque. 

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, aseguró que la decisión del régimen comunista norcoreano de probar con éxito su primer misil intercontinental, con capacidad de alcanzar a Alaska, es una "nueva escalada" de la crisis y, por lo tanto, argumentó, "requiere una respuesta de mayor escala".

La representante del gobierno de Donald Trump además anunció que presentará una nueva resolución para que sea votada por los 15 miembros del órgano y que no va a "mirar exclusivamente a Corea del Norte", sino también a "cualquier país que elige hacer negocios" con Pyongyang.

Haley advirtió que no aceptará una "versión aguada" de su propuesta, recordó a China, uno de los cinco miembros del consejo con poder de veto, que su país representa el 90% del comercio con Corea del Norte, y advirtió que si no se aprueban nuevas sanciones a Pyongyang, Estados Unidos seguirá su propio camino, reportaron las agencias de noticias EFE y Reuters.



"Una de nuestras capacidades son nuestras considerables fuerzas militares. Las usaremos si tenemos que hacerlo, pero preferimos no ir en esa dirección", concluyó la jefa de la misión de Estados Unidos en la ONU.

Desde que los vecinos de Corea del Norte anunciaron el lanzamiento del primer misil intercontinental del régimen comunista, Estados Unidos avanza en todos los frentes para responder con más fuerza que la usual. 

Un día antes de que la embajadora Haley presionara en la ONU, el Ejército estadounidense lanzó junto a sus socios surcoreanos varios misiles de "precisión" en las aguas territoriales de Seúl a pocos kilómetros de su vecino del norte. 

La brigada octava del Ejército estadounidense afirmó que los lanzamientos habían sido una demostración de fuerza para ratificar la alianza Washington-Seúl de cara a lo que consideraron como una escalada militar de Pyongyang. 

Además, el Pentágono alertó que el misil intercontinental lanzado por Corea del Norte no estaba dentro del arsenal norcoreano que ellos conocían y que la base desde donde fue lanzado nunca había sido utilizada antes, según explicó a la prensa el portavoz capitán de la Marina Jeff Davis.



Pero el frente militar y el diplomático no fueron suficientes, y el propio Trump sumó su aporte y una amenaza velada. 
"Estados Unidos hizo algunos algunos de los peores acuerdos comerciales de la historia mundial. ¿Por qué deberíamos mantener estos acuerdos con países que no nos ayudan?", escribió el mandatario en un tuit, antes de subirse el avión con destino a Europa, donde participará de la cumbre del G20 en Alemania.

"El comercio entre China y Corea del Norte creció casi el 40% en el primer cuarto (del año). Menos mal que China estaba trabajando con nosotros - ¡pero teníamos que intentarlo!", agregó el republicano, quien se verá con su par chino, Xi Jiping, en Hamburgo, durante la cumbre del G20, y quien hace unas semanas impuso sanciones a varias empresas e individuos chinos por comerciar con Pyongyang. 

Sin dudas esta cumbre de las principales potencias mundiales y economías emergentes tendrá entre sus temas más importantes la creciente tensión con Corea del Norte. Sin embargo, esto no amedrenta a Pyongyang, que redobló la apuesta tras el lanzamiento del misil del lunes con un mensaje inusualmente petulante. 

"Los estadounidenses bastardos no estarán muy felices con este regalo enviado para el aniversario del 4 de julio", aseguró ayer el máximo líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, según la agencia de noticias oficial norcoreana KCNA.

"Deberíamos enviarles regalos de vez en cuando para ayudarlos a romper su aburrimiento", continuó Kim, quien también celebró el primer misil intercontinental lanzado por su Ejército con éxito como "un chico muy apuesto". 

Mientras Rusia y China reaccionaron al nuevo lanzamiento norcoreano con un pedido de contención a todas las partes involucradas y rechazaron cualquier vía militar, Corea del Sur y Japón ya anunciaron que plantearán el tema en la cumbre del G20 y hoy pidieron en el Consejo de Seguridad de la ONU una dura respuesta por parte de la comunidad internacional. 

Todo está listo para una discusión tensa y polarizada alrededor del programa militar norcoreano en la primera cumbre del G20 de Trump.
Compartir en Google Plus

Periodista: Rodrigo Saavedra

Trabajamos por una sociedad mas informada y comunicada con un profundo compromiso con la realidad informativa de la provincia de Jujuy, el país y el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario