María Reiche la Alemana que dedicó su vida a proteger las líneas de Nasca en Perú

María ReicheDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionMaría Reiche murió en 1998 en Lima y hasta ahora es querida y conocida en Perú como la "Dama de Nasca".
Llegó a Perú como profesora de matemática y acabó como guardiana de unos misteriosos geoglifos preincaicos en medio de un desierto.
Nacida en 1903 en Dresde, Alemania, María Reiche se mudó al país sudamericano en 1933.
Durante años ejerció como profesora y traductora, hasta que en 1941 conoció a Paul Kosok, un profesor estadounidense que se dedicaba a sobrevolar y estudiar las enigmáticas líneas de Nasca.
Se trata de más de 800 líneas de decenas de metros de largo, unas 300 figuras geométricas y otras 70 con formas de animales, plantas y seres antropomorfos, las más famosas.
Estos diseños trazados en el desierto a unos 400 kilómetros al sur de Lima fueron delineados como canales o zanjas en la arena, es decir, como grabados de bajo relieve.
Figura de un mono de 93 metros de largoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas figuras pueden verse en su totalidad desde el aire, como este mono de 93 metros de largo.
Se cree que los dibujos fueron hechos entre los años 200 a.C. y el 500 d.C., en un área de unos 450 kilómetros cuadrados, y solo pueden apreciarse desde el aire.
Con estas figuras, la antigua sociedad Nasca, desarrollada hace unos 2.300 años, "transformó un extenso territorio yermo en un paisaje cultural con alta connotación simbólica, ritual y social", dice el Ministerio de Cultura de Perú.
Las líneas fueron descubiertas en 1927 y Kosok creía que eran "el libro astronómico más grande del mundo", que marcaba los solsticios de invierno y verano.
Pero hasta ahora no se conoce a ciencia cierta su finalidad.
Personas posando ante un cartel de Ministerio de Cultura antes de entrar a ver las líneas de Nasca.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas líneas y geoglifos de Nasca fueron declaradas patrimonio cultural de la humanidad por Unesco en 1994.
Kosok le mostró a Reiche fotos que él había tomado a las líneas desde un avión y Reiche se apasionó por ellas.
Tal es así que en 1948, Kosok se fue de Perú y la alemana asumió su trabajo, según la revista Smithsonian.
Poco después tomaría una decisión radical que cambiaría su vida y, posiblemente, la del patrimonio peruano.

Retiro en el desierto

Reiche se dio cuenta de que las líneas no estaban protegidas y decidió "salvarlas". Se mudó cerca del desierto para dedicar día y noche a protegerlas y estudiarlas.
"Inicialmente construyó una pequeña cabaña cerca de las figuras, donde vivía sola y vistiendo ropa muy sencilla", le dice a BBC Mundo el arqueólogo peruano Federico Kauffmann Doig, que conoció a Reiche a inicios de los 60.
Figura antropomorfa en las líneas de Nasca
Image captionTambién hay figuras antropomorfas entre las líneas.
"Era una mujer muy austera en su vestir y en su comportamiento en general", agrega.
Probablemente vivía sin electricidad ni agua, le cuenta a BBC Mundo el investigador del patrimonio cultural peruano César Coloma Porcari.
"Cualquier persona podía pasar por encima de las líneas porque no se ven desde el suelo", explica Coloma. "Pero ella se dedicó a tratar de evitar eso y lo logró".
"Tuvo la gran valentía de defender el lugar", dice y agrega: "Era una mujer muy tenaz, muy fuerte".
Figura de una araña de 46 metros de largoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionHasta ahora no se sabe a ciencia cierta el propósito de los geoglifos de Nasca.
Sola y a pie, Reiche restauró varias de las figuras, "como ella misma decía: 'barriendo las líneas'", recuerda el arqueólogo Kauffmann.
Además, se dedicó a difundir la teoría de que funcionaban como un calendario astronómico y, de acuerdo a Kauffmann, propuso que algunos de los geoglifos representaban "formaciones celestiales".
Pero estas hipótesis nunca ha sido comprobadas.
Cualquier persona podía pasar por encima de las líneas. (...) Pero ella se dedicó a tratar de evitar eso y lo logró. Tuvo la gran valentía de defender el lugar"
César Coloma Porcari, investigador del patrimonio cultural peruano
"Lo mas importante que hizo Reiche fue dar a conocer las líneas, las puso en los ojos de todo el mundo", opina Coloma. "Al estar ahí, una mujer sola de un país lejano, provocó la curiosidad de muchos. Ahora (las líneas) son famosas gracias a ella".
Por este motivo, Perú le debe mucho a la alemana, indica Kauffman: "Sobre todo por su empeño en que los trazos fueran conservados. En eso era muy estricta".
Torre de observación de las líneas de Nasca.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionDespués de Machu Picchu, las líneas de Nasca son el segundo destino turístico más frecuentado de Perú.
Luego de unos años, Reiche se mudó a la ciudad de Nasca y en 1974 recibió una subvención de la revista National Geographic por su labor.

Importante patrimonio

En 1993 los geoglifos se convirtieron en reserva arqueológica y parte del Patrimonio Cultural de la Nación de Perú.
Un año después fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
En la declaración se afirma que estas líneas "son el grupo de geoglifos más destacado del mundo y son incomparables en extensión, magnitud, cantidad, tamaño y diversidad con cualquier otro trabajo similar en el mundo", agregando: "Forman un singular y magnífico logro artístico de la cultura andina".
Figura de un colibrí de 93 metros de largoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl colibrí, de 93 metros de largo, es una de las figuras más conocidas de las líneas de Nasca.
Además, según la Unesco, "se encuentran entre los mayores enigmas de la arqueología".
El aura de misterio que rodea a esta obra preincaica se debe a tres características, dice Krzysztof Makowski, profesor de Arqueología de la Pontificia Universidad Católica de Perú.
Según el experto, se debe a "su monumentalidad, el hecho de que los diseños pueden apreciarse a plenitud sólo desde arriba y su ubicación en medio de uno de los desiertos más áridos del mundo".
Coloma cree que si no hubiera sido por María Reiche, los misteriosos dibujos "tal vez ya no existirían".
La matemática pasó sus últimos años viviendo en una habitación de hotel cercano a las líneas. Murió hace 19 años, en Lima, pero hasta la actualidad es querida y conocida en Perú como la "Dama de Nasca".
 gentilesa BBC Mundo
Compartir en Google Plus

Periodista: Rodrigo Saavedra

Trabajamos por una sociedad mas informada y comunicada con un profundo compromiso con la realidad informativa de la provincia de Jujuy, el país y el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario