Un grupo de padres intentó linchar a una maestra jardinera acusada de abusar de sus hijas

La semana pasada, Z., una nena de apenas tres años, oriunda de la zona de El Jagüel, partido de Esteban Echeverría (Buenos Aires) le dijo a su mamá, Romina, que le dolían sus partes íntimas. "Me duele ahí", decía, mientras se señalaba la vagina.
Sus padres entraron en pánico. Llegaron a internarla en un hospital, pero los médicos no encontraron nada. Entonces decidieron contratar una psicóloga infantil. Frente a la profesional, la nena hizo dos dibujos. En el primero de ellos había una mujer a la que se le caía un árbol encima y en el segundo su mamá "mataba" a esa misma señora.
Cuando le preguntaron quién era la persona dibujada, Z. dijo con vergüenza y temor que era la "seño de música" de su jardín de infantes. Y sus padres encendieron la alarma.
Inmediatamente la información corrió en un grupo de WhatsApp y varios padres aseguraron haber notado actitudes extrañas en sus hijos que antes no habían relacionado con un posible abuso. De a poco los chicos les fueron contando de "juegos con las luces apagadas" y que la "seño" los "tocaba por abajo de la ropa".
Así comenzó la causa contra la maestra de arte del Jardín de Infantes 907 de El Jagüel que ya cuenta con una docena de denuncias y con padres enardecidos que anoche fueron a la casa de la maestra: la Policía Bonaerense tuvo que dispersarlos con gas lacrimógeno y balas de goma. La causa que investiga los presuntos abusos está en manos de la fiscal Verónica Pérez de la UFI Nº 3 de Esteban Echeverría.
La maestra acusada
Infobae accedió a los resultados de los exámenes médicos que se les practicaron a los menores. A pesar del ardor en la calle para linchar a la maestra, las pruebas para indicar un posible abuso de menores en masa aún son escasas.
"La denuncia la hicimos el lunes en la Justicia pero en la institución no nos dieron bolilla. Se nos rieron en la cara. No nos creyeron. Desde que me enteré de esto que no duermo, estamos destruidos. Mi nena se había adaptado bien al jardín y de repente no quiso ir más. Se hace pis encima. Tiene miedo", dice Romina, la mamá de Z.
El expediente se inició con siete denuncias que luego se transformaron en doce.Recayeron en la fiscalía de la doctora Pérez. Lo primero que se hizo  fue tomarles declaración a los padres.
"Hubo dos madres que dieron testimonios fuertes. Contaron que, según lo que les comentaron sus hijas, la maestra apagaba la luz y los hacía esconderse detrás de unas cajas. También dijeron que las nenas tenían comportamientos extraños como bajarse el pantalón y decir ’mirá mi culo’. Además señalaron que tienen pesadillas, que no pueden dormir y que lloran en momentos que antes no lo hacían", asegura una fuente cercana a la investigación.
Hasta el momento se practicaron dos exámenes médicos a las menores. Según pudo saber Infobae, ambos estudios dieron resultados negativos, los especialistas no pudieron encontrar marcas compatibles con abusos, lo que no quiere decir que el abuso no haya existido, ya que pudo haberse producido y que no haya dejado marcas. Para poder determinar fehacientemente qué situaciones vivieron los chicos en el jardín, se deberán hacer los exámenes psicológicos con las declaraciones en cámara Gesell como principal instrumento.
Casi al mismo tiempo que los padres se presentaban en la Justicia, la maestra de 37 años pedía una licencia psiquiátrica, por lo que estará fuera de la institución al menos durante un mes. "A pesar de esto fue separada preventivamente de su cargo como indica el protocolo. Y en paralelo iniciamos una investigación para conocer las responsabilidades de la directora y la vice. Si hace falta sacar a todos, lo vamos a hacer", dijo una inspectora en declaraciones recientes a Canal 13.
Pero la maestra no es la única separada de su cargo. En las últimas horas, el portero del 907 también fue desafectado preventivamente. Una de las nenas contó que en una oportunidad el hombre la apretó fuerte del brazo y la encerró en una sala del jardín. Aún no fue imputado, pero se investiga si cometió algún tipo de abuso.
La directora y la vicedirectora del Jardín 907 de El Jagüel ya fueron citadas a declarar. La fiscal Pérez quiere saber por qué no actuaron inmediatamente como denuncian los padres. "El hecho de que haya acusadas dos personas de la misma institución no es habitual. Por eso queremos hablar con la mayor cantidad de personas para poder determinar lo que sucedió puertas adentro", indican fuentes judiciales de Lomas de Zamora, departamento al que pertenece El Jagüel.
Los disturbios frente a la casa de la docente acusada, con padres que intentaron ingresar y que debieron ser asistidos por médicos, no es algo nuevo. La situación remite a lo que sucedió hace una semana en la localidad de Gobernador Castro, donde Gabriela Galeano, la madre de una nena de 4 años, denunció que un amigo de su familia, un trabajador rural de 42 años, había abusado de su hija. Como los exámenes médicos dieron negativo, la fiscal pidió que se haga una pericia psicológica sobre la nena, pero la mamá decidió hacer justicia por mano propia. Al igual que hicieron ayer los padres del jardín, la mujer fue hasta donde estaba el hombre, una pensión en la zona, cercana a San Pedro, acompañada de una turba. Lo mató a golpes con un palo. Ahora está detenida acusada de homicidio.
En paralelo, hoy comenzarán las entrevistas a los menores, que serán llevadas adelante por una psicóloga, en el expediente de la UFI Nº 3. Es el paso previo a la cámara Gesell: la profesional debe decir si los chicos están aptos para afrontar esa declaración.


Fuente: https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2019/08/08/un-grupo-de-padres-intento-linchar-a-una-maestra-jardinera-acusada-de-abusar-de-sus-hijas/
Compartir en Google Plus

Periodista: Huellas de Jujuy

Trabajamos por una sociedad mas informada y comunicada con un profundo compromiso con la realidad informativa de la provincia de Jujuy, el país y el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario