Descubren nueva especie de pez translúcido en las profundidades de la Fosa de Atacama

     Escáner del ejemplar de pez baboso capturado en el que se observa su esqueleto. (Crédito imagen: Universidad de Newcastle).      
Recorriendo buena parte de la costa pacífica de Sudamérica, en paralelo a la cordillera de los Andes, se encuentra la así llamada fosa de Atacama (también conocida como Fosa de Perú-Chile), una enorme sima atrapada entre las placas tectónicas de Nazca y la sudamericana que alcanza profundidades de hasta 8.000 metros.

Poco se sabe de los habitantes del fondo de la sima, pero un equipo de investigadores de la británica Universidad de Newcastle, formado por 40 científicos de 17 nacionalidades diferentes, acaba de hacer público los resultados de su expedición a la zona, donde han encontrado nuevas y fascinantes formas de vida con la ayuda de cámaras y otros sofisticados equipos.
Gracias a estas herramientas, capaces de soportar las enormes presiones del entorno, los investigadores descubrieron tres criaturas interesantes, todas ellas del tipo pez baboso (liparidae). A falta de una caracterización científica completa, por el momento se les llama simplemente y de forma informal: pez baboso rosado, azul y morado.
Sobre estos extraños peces gelatinosos, los investigadores afirman que su aspecto “no se ajustan a la imagen estereotipada y preconcebida de lo que debería ser un pez de aguas profundas”. Desde luego, nada que ver con los peces rape monstruosos de los os he hablado alguna vez.
Por lo observado en los vídeos captados por los investigadores, los peces que deambulan en las partes más profundas del océano son pequeños, translúcidos, carentes de escamas y muy hábiles para vivir donde pocos otros organismos pueden hacerlo.
Según ha informado el doctor Thomas Linley de la Universidad de Newcastle, empleando cebos pudieron capturar un ejemplar en una trampa. También ha manifestado que los peces babosos se encuentran entre los principales depredadores de las profundidades del océano, para lo cual aprovechan la ventaja que les confiere su velocidad.
“Hay algo sobre el pez baboso que le permite adaptarse a la vida muy profunda. Más allá del alcance de otros peces, han quedado libres de competidores y depredadores“, explica Linley en un comunicado de prensa.
“Su estructura gelatinosa significa que están perfectamente adaptados para vivir a una presión extrema y, de hecho, las estructuras más duras en sus cuerpos son los huesos de su oído interno (que les dan equilibrio) y sus dientes. Sin la presión extrema y el ambiente gélido que sostienen sus cuerpos, serían extremadamente frágiles y se derretiría rápidamente al salir a la superficie“, añade Linely.
Los científicos esperan continuar estudiando las criaturas recién descubiertas y planean hacer público sus hallazgos, incluyendo secuencias de video y fotos, durante una exhibición que formará parte de la Conferencia Challenger 2018, que organiza la Universidad de Newcastle esta misma semana.
Me enteré leyendo Fox News.
Compartir en Google Plus

Periodista: Rodrigo Saavedra

Trabajamos por una sociedad mas informada y comunicada con un profundo compromiso con la realidad informativa de la provincia de Jujuy, el país y el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario