Se sacó una selfie y descubrió que fue robada de bebé

Se sacó una selfie y descubrió que fue robada de bebé
Se sacó una selfie y descubrió que fue robada de bebé
En 2015, Miché Solomon comenzó a cursar el último año en la Escuela Secundaria Zwaanswyk. Cuando la conocieron sus compañeros quedaron sorprendidos con el parecido que tenía con una alumna que era tres años más chica, Cassidy Nurse. Cuando las dos chicas se conocieron, la conexión fue instantánea.
“Era como si la conociera”, confesó Miché. Y agregó: “Daba miedo. No podía entender por qué me sentía así”. Cuando alguien les preguntaba si eran hermanas, ellas respondían que “quizás en otra vida”. Las adolescentes se sacaron una selfie y todo cambió. 
Cuando los padres de Cassidy vieron la imagen comenzaron a investigar quien era realmente esta chica porque el parecido era asombroso. La familia Nurse le preguntaron cuándo había nacido y en qué hospital. A los días, le contaron a Miché la historia de un bebé de tres días que había sido robada del hospital Groote Schuur hacía 17 años y nunca había sido encontrada.
En ese momento, le dijeron que ella podría ser la niña que desapareció de Ciudad del Cabo en abril de 1997. Ella estaba segura que no era adoptada por eso no dudó en hacerse un ADN: pensó que iba a dar negativo.
“Creía tanto en la madre que me crió, creía que ella nunca me hubiera mentido, especialmente sobre quién soy y de dónde vengo”, contó. Sin embargo, las cosas cambiaron y los resultados mostraron indiscutiblemente que Miché no era quien creía ser. “Mi vida estaba fuera de control”, recordó.
Faltaban tres días para que cumpla la mayoría de edad, por lo que se quedó en un orfanato de menores. Tras conocerse la verdad, Lavona Solomon, la mujer que la había criado y que creía era su madre, había sido arrestada. La joven reveló que tenía la necesidad de preguntarle qué fue lo qué pasó. “Me abrumaba saber que yo le pertenecía a alguien más”, confesó.
Al parecer, Lavona había estado embarazada pero abortó y fingió el resto del embarazo. Ante tantas mentiras, su única opción fue robar un bebé y que pareciera que había dado a luz.
El juicio a la madre “falsa” fue en agosto de 2015, en el tribunal superior en Ciudad del Cabo. Tanto Miché como sus padres biológicos estaban allí para escuchar el testimonio de Lavona. Durante todo el juicio, la mujer negó haber hecho algo incorrecto. Además, le contó a la corte sobre sus numerosos intentos para quedar embarazada, sus varios abortos y su desesperación por adoptar a un niño.
En su confesión dijo que una mujer llamada Silvia le había ofrecido un bebé, que era de una joven que no quería mantenerlo y deseaba que el bebé fuera adoptado. Pero no había evidencia de que Silvia existiera.
Un año después, la mujer fue condenada a 10 años en prisión por secuestro, fraude y violación del Acta Infantil. Miché la visitó en la cárcel y le pidió que si “por favor le diga la verdad, si quería que recuperar la relación con ella”. Pero la mujer respondió: “Un día te lo diré”
Pasaron cuatro años desde que se conoció la verdadera identidad. Sin embargo, decidió vivir con el padre que la crío. Tampoco se cambió el apellido y aún continúa visitando a Lavona en la cárcel.
Compartir en Google Plus

Periodista: Huellas de Jujuy

Trabajamos por una sociedad mas informada y comunicada con un profundo compromiso con la realidad informativa de la provincia de Jujuy, el país y el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario