CÓMO PREVENIR INCENDIOS EN CASA

Nuestras viviendas son sitios propensos a accidentes y riesgos, por lo que desde la Secretaría de Asistencia Directa y Calidad de Vida del Ministerio de Desarrollo Humano, se brindaron algunos consejos de importancia para evitar los incendios y lograr de esta manera un hogar más seguro para toda la familia.
Recomendaciones para evitar incendios en el hogar

Consideramos a nuestras casas como lugares seguros en los que estamos libres de peligros y accidentes,  pero a veces no es así, todo depende de las precauciones que tomemos, ya que una hornalla encendida, una plancha desatendida, cables mal aislados, una instalación eléctrica deficiente, un descuido mientras cocinamos, son factores a tener en cuenta, los pequeños descuidos son una de las principales causas del origen de los incendios.
Por esta razón, desde la Dirección de Asistencia Directa y Emergencias, se dieron algunas recomendaciones útiles para la prevención de estos siniestros que puedan afectar no sólo las pertenencias materiales de nuestro hogar, sino la vida de los miembros de nuestra familia.
En un gran porcentaje de casos, las instalaciones eléctricas suelen ser el origen de los incendios, por lo que se debe comprobar la instalación eléctrica al completo, si hay cables pelados o mal aislados, hay que tomarse un  tiempo para ponerlos en condiciones, evitando realizar empalmes provisionales. Tampoco es recomendable recargar los enchufes porque se producen cortocircuitos, leer cuidadosamente el uso correcto de cada artefacto antes de utilizarlo y colocarlos de tal manera que el motor de los mismos se ventile, evitando el sobrecalentamiento y no dejar elementos conectados innecesariamente como cargadores de celulares, caloventores, estufas, etcétera.
Los calefactores deben ubicarse lejos de todo material combustible como cortinas, acolchados, frazadas, muebles y todo material inflamable. Bajo ninguna circunstancia utilizar estos aparatos para secar la ropa húmeda. También hay que tener máxima precaución con los braseros de carbón o leña, se tienen que encender fuera de la casa, al entrarlos dejar una ventana o puerta entreabierta, ventilar frecuentemente la vivienda durante el día, no dejarlos desatendidos y sacarlos antes de ir a dormir, evitando también las emanaciones de monóxido de carbono, que causa asfixia hasta la muerte.
Si se corta la luz y es necesaria la utilización de las velas, se debe tomar la precaución de colocarlas en lugares seguros, lejos de manteles, cortinas y elementos inflamables, fuera del alcance de niñas y niños y apagarlas correctamente antes de ir a dormir. Los pañuelos o prendas no deben colocarse para atenuar la luz de las lámparas, ya que pueden arder.
Con respecto a niñas y niños, lo más conveniente es que no estén solos en casa sin supervisión de un adulto. No conocen los peligros del fuego, por lo que no debe dejarse a su vista ni a su alcance fósforos, encendedores, mecheros, velas, que suelen resultarles muy atractivos. Deben jugar afuera de la cocina y lejos de estufas, braseros o calefactores.

En la cocina, se tiene que vigilar atentamente lo que está preparando, algunos incendios se originan por comidas desatendidas. Evitar las corrientes de aire que pueden mover cortinas o repasadores, que al caer sobre una hornalla se pueden encender. Cuando se cocinar, se debe evitar hacerlo con ropa holgada, mangas sueltas o prendas con flecos.
No hay que fumar en la cama, puede quedarse dormido con el cigarrillo encendido provoca que se encienda la ropa de cama. Se tiene que verificar que los cigarrillos estén bien apagados antes de vaciar el cenicero.
Cuando salimos de nuestras casas se deben apagar todos los artefactos eléctricos, estufas, cocinas. Si la ausencia es prolongada, asegurarse de que las llaves queden cerradas, incluidas las de gas.
Si entramos a la vivienda y sentimos olor a gas, no se debe prender ni apagar las luces, para evitar chispas. Lo primero que hay que hacer es abrir todas las ventanas posibles para ventilar el lugar. Luego, asegurarse que todas las hornallas o calefactores estén correctamente apagados y si aún así continúa el olor, hay que llamar de inmediato a un especialista para que revise la instalación.
Los combustibles inflamables, como pueden ser bidones de nafta, gasoil, kerosén, no deben guardarse en el interior de las viviendas.
Todos los miembros de la familia deben conocer estas precauciones para lograr tener un hogar más seguro para todos.
Compartir en Google Plus

Periodista: Noticias Huellas de Jujuy

Trabajamos por una sociedad mas informada y comunicada con un profundo compromiso con la realidad informativa de la provincia de Jujuy, el país y el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario